miércoles, 2 de julio de 2008

BRUJAS IV: BEGIJNHOF


"Allí, diríase el silencio de una iglesia; incluso el susurro de los leves manantiales de fuera que vierten sus aguas en el lago, llegaba hasta allí como un rumor de plegarias; y las tapias que lo circundaban, esas tapias bajas que protegen los conventos, eran blancas como los paños de un altar. En el centro, una exuberante vegetación, una pradera de Juan Van Eyck, en la que pace un corderillo que tiene todo el aspecto del Cordero pascual."

GEORGES RODENBACH: "Brujas, la Muerta"



"En aquellos días las casas estaban renegridas por fuera, aunque eran, en su interior, de una limpieza inmaculada. Y las misteriosas viejecitas que las habitaban hilaban diligentemente con sus bolillos; siluetas perdidas, a la hora del encantamiento, en un cuento de hadas."

MAURICIO WIESENTHAL: "El esnobismo de las golondrinas"


6 comentarios:

Selma dijo...

Una vez más se aprecia el sosiego que proporciona la música y estas mágicas fotos en su juego con las sombras, eres un Maestro!

Besos Rubén

Inuit dijo...

..y en los recoletos patios.... las coladas velan el sosiego monacal de sus dueñas, que se intuyen en un teatro de sombras chinescas.
Preciosos textos que te llevan a ese mundo que describen, acompañados de unas imágenes sugerentes y de gran sensibilidad.Todo en perfecta estética y armonía.
Inuits

mentecato dijo...

Ciertamente, "El espejo que huye" es uno de los lugares más bellos que visito. La belleza adquiere aquí una hondura que emociona. Todo es poesía. Todos los senderos de la vida comienzan aquí: el mar, el aire, la mano y la caricia, el fulgor, el sueño infinito...

Un abrazo.

ANA DE LA ROBLA dijo...

Desprez y las sombras, la piedra y los sueños. Sigues perfilando la belleza, el aroma del misterio. Besos.

leo dijo...

Esas sábanas con una textura tan parecida a las paredes, con sus luces y sombras... cuánto sugieren.

amparo dijo...

Ahí mismo tengo yo una foto, bajo una tremenda e implacable cortina de lluvia; una amiga nos explicaba cómo vivían las mujeres en ese recinto. Parecía que el tiempo se había detenido.
Música perfecta.