domingo, 13 de julio de 2008

SANTIAGO DE COMPOSTELA III


"La bibliografía de que disponemos acerca del peregrinaje es vastísima. El camino de Santiago, escribe nuestro autor, representa uno de «los mayores logros de la civilización medieval en la cumbre de su madurez». Quienes seguían el itinerario jacobeo a través de Francia y el norte de la península lo hacían por razones externas o íntimas: cumplimiento de un voto o de penitencia por un crimen, busca de salud física, anhelo de perfeccionamiento interior mediante la aceptación de las pruebas e incomodidades de un largo viaje, adquisición de reliquias, afán de aventuras. El desplazamiento masivo de poblaciones favoreció el desarrollo comercial de centros urbanos en las diferentes etapas de su recorrido. El acontecimiento atraía igualmente a juglares de toda Europa, a mujeres «de escasa virtud» («ir romeras y volver rameras », conforme al refrán), monjas, prófugos, goliardos, santeros, vagabundos. Los hábitos del peregrino fueron inmortalizados por Doña Cuaresma en el Libro de buen amor. A quien haya asistido, como yo, a los musem -s o romerías a los santos en el islam popular magrebí, le resulta fácil imaginar la marea humana de devotos, mendigos, enfermos, buscavidas que, serpenteando a pie por ásperos caminos terreros, avanzaba día tras día hasta el recinto milagroso del santuario. Las manifestaciones religiosas de los romeros de la época no diferían demasiado en el ámbito cristiano y en el musulmán".

JUAN GOYTISOLO: Prólogo a "Santiago: trayectoria de un mito", de Francisco Márquez Villanueva.


2 comentarios:

Selma dijo...

Y quien mejor que Goytisolo para hablar de este mundo que conoce a la perfección y que ama... Mágica lectura, perfecta fotografia e intgradora música la que ahora mismo estoy escuchando mientras comento... Un regalo precioso antes de irme a dormir... me acompañara este sueño que he podido vivir en tu Bitácora...

¡Un beso Rubén y gracias, por todo!

rubén dijo...

De nada, Selma. Otro beso.