lunes, 22 de junio de 2009

SANTILLANA DEL MAR V


Cuando se piensa que estas piedras, antes
de ser domadas armoniosamente,
fueron escudo sobre el pecho ardiente
del mundo, en sus orígenes errantes;

cauce para las aguas caminantes;
entraña de oro de la tierra; frente
de montaña; osamenta que no siente
sobre la piel la voz de los amantes...

Cuando se piensa cómo ha sido herida,
hecha manjar para la luz, medida,
ordenada, elevada hacia la altura.

y que la tierra silenciosa espera
nuevamente a la vieja prisionera,
para encerrarla en su prisión oscura...

JOSÉ HIERRO

2 comentarios:

Angelus dijo...

Bello soneto del poeta santanderino de adopción.

Saludos.

Amparo dijo...

Soneto hermoso. Foto sugerente. Aunque debe de ser piedra, parece hierro arañado, herido.
Saludos