sábado, 17 de mayo de 2008

NOCTURNO



"Voy caminando de noche por las calles
de una ciudad antigua y secreta.
Camino y, al hacerlo, me extravío
como en un laberinto de piedra y de nostalgia.
Voy caminando entre dos mujeres.
Una tiene muy negros sus cabellos.
La otra tiene los ojos muy azules.
Pero yo sólo pienso en la que duerme
con el aroma de los narcisos,
entre brumas y faros,
allá en la otra orilla del mar de los delfines."

ANTONIO COLINAS: Nocturnos.

De Libro de la mansedumbre



LUIS RODRÍGUEZ: Nocturno de Chopin.


12 comentarios:

samsa777 dijo...

La luz que nunca llega, el movimiento ajeno. La incertidumbre desplegada en el tablero...

Gran entrada, como siempre.

Un abrazo

Claude Lacombe. dijo...

Nerviosa foto. ¿Qué calle de qué ciudad será?. La noche trae el miedo a la oscuridad pero es el momento ideal para oír a Sinatra ¿no?

ema dijo...

Me gustan esos pájaros fosforescentes que sobrevuelan la ciudad nocturna cerca de los cuerpos. :)
Besos,
e.

amparo dijo...

La noche todo lo transforma y tu mirada transforma a la noche.

aunque no parece oscuro
con tanto color

rubén dijo...

He estado a punto de deciros de qué ciudad se trata. Mejor lo dejo así.

Un abrazo

merlos dijo...

Experimentos digitales en la oscuridad. Me parece una capital de provincias, ¿Castilla León? por el escaparate de la derecha...

leo dijo...

Esos cuerpos en la noche, donde todos nos confundimos, pierden sus contornos.

lys dijo...

Es la primera vez que entro en este lugar y me ha parecido que es un lugar donde regresaré para disfrutar de la paz y el sosiego que se respira aquí. Todo es sutil y bello. Tu gusto musical es impecable.

Gracias, un saludo.

rubén dijo...

Merlos: caliente en lo referente a la ciudad, frío en lo de los experimentos digitales. La foto no tiene más que un clic. No tengo nada en contra de los experimentos, es únicamente pereza.

Leo, Lys: gracias por la visita.

ema dijo...

¿Es Salamanca?
besos, Rubén.
e.

merlos dijo...

Rubén, tal vez me he explicado mal, experimentos me refiero a jugar con la cámara, no con el ordenador, a mí me encanta por la noche disparar con un ligero movimiento de cámara, a veces casi el pulso. Y salen cosas sorprendentes. Las luces dejan grabados los movimientos de muñeca: de mis favoritos las verticales bruscas y los circulares.

rubén dijo...

Eso sí. ;-)

Ema: no es Salamanca.
Besos