lunes, 18 de febrero de 2008

PALÁCIO DA PENA


"El maestro quedó pasmado. En el vano del arco, como dentro de una pesada moldura de piedra, brillaba, a la rica luz de la tarde, un cuadro maravilloso, de una composición casi fantástica, como la ilustración de una hermosa leyenda de amor caballeresco. En primer término aparecía una explanada desierta y verdeante, salpicada de florecitas amarillas; en el fondo la línea apretada de los árboles cuyos troncos enlazaba la yedra, formando como una muralla de follaje abrillantado, y emergiendo abrupta de aquella espesura, subía en pleno esplendor del día, destacando vigorosamente sobre el fondo azul claro del cielo, la cima airosa de la montaña, toda de color violeta oscuro, coronada por el castillo de la peña, romántico y solitario, con su parque sombrío al pie, la alta torre perdida en el aire y con las cúpulas fulgurando al sol, como si fuesen de oro..."

JOSE MARÍA EÇA DE QUEIROZ: "Los Maia"



10 comentarios:

viernes dijo...

yo recuerdo una subida a pie a ese palacio... eça de queirós acompaña muy bien, yo iba con pessoa,

un saludo

Vailima dijo...

Magnífica tu mirada. Muy bien acompañada, por cierto.
Vailima

leo dijo...

Lo conocí con trece o catorce años y me hizo reconsiderar la existencia de las auténticas princesas. Un lugar mágico. Gracias de nuevo, Rubén, "desempolvador" de recuerdos.
Un abrazo.

OLISSIPO dijo...

Hola Rubén,
Hacía unos días que no podía visitarte y cuál ha sido mi sorpresa que me has trasladado a uno de los lugares más sorprendentemente irreales (a pesar del Turismo que lo invade) que, en ocasiones, nos regala la realidad.
Y qué te voy a decir de Eça... Ya sabes que en más de una ocasión se ha paseado por mi Largo.
Un abrazo

PD: La fotografía del mirador colgante es fabulosa

npsble dijo...

La foto primera es una maravilla. Eça de Q. me deslumbró con su elegancia cuando leí la novela. Está entre mis favoritos, ¡igual que Elgar, siempre en mi mp4!; en resumen, me ha gustado todo, todo. Y me intriga la postal escrita por los bordes.
Muy bueno hoy.

maría nefeli dijo...

Me ha emocionado este post...recuerdo Sintra así, con la hermosura que capta tu fotografía. Es extraño cómo un palacio, que parece ser ejemplo siempre de lo fastuoso, puede tener un nombre que parece alojar a la tristeza...
un abrazo

ANA dijo...

Fernando contrató al arquitecto alemán Von Eschwege para que diseñara un edificio lleno de excentricidades y rodeado de unos increibles jardines. Una de sus mayores cualidades es la mezcla de estilos arquitectónicos: neo-gótico, neo-manuelino, neo-islámico y neo-renacentista. A Fernando le encantaba traer al Palacio Da Pena y a sus jardines elementos venidos de todo el mundo: helechos de nueva zelanda y tulias gigantes en el jardín así como vidrieras alemanas, jarrones de porcelana china, candelabros orientales, tapices árabes y un sinfín de colores y detalles por toda la construcción.
Es un compendio de excentricidades,
pero que en conjunto, impactan,
Ha debido de ser un placer poderlo visitar, Sintra tiene fama de hemosísima ciudad.
Precioso.
Un abrazo,
an.

ema dijo...

Cuando posteás fotos de Portugal se me hace un nudo en la garganta. Me cuesta escribir o pensar en algo sensato y escribir-lo (o quizá no debería pensar en nada sensato). Mi padre, portugués él, lisboeta para más datos, murió hace siete meses en Argentina. Y estas imágenes me conmueven hasta cimientos insospechados, pero, a la vez, debo decir, me dan placer, precisamente porque mi memoria bulle y anuda recuerdos de colores como los de estas torres que son, además, los colores de Porto, una de las ciudades más hermosas a orillas del Duero (orillas desembocantes).
abrazos
e.

rubén dijo...

Viernes: No es mala compañía, Pessoa. Cualquiera de ellos.

Vailima: Gracias. Buen fin de semana, no seas demasiado mala.

Leo: Es una edad muy recomendable para conocer Cintra. Mucho mejor que ir a Disneylandia.

Olissipo: A pesar del turismo, Sintra tiene rincones a los que no llegan los rebaños.

Amparo: Los Maia es mi favorita, junto con La ciudad y las sierras.

María Nefeli: Este lugar encaja muy bien la polisemia. “Papagayo da pena verde / Nao venhas a meu jardim / Todas as penas se acabam. / Só as minhas nao têm fim.”

Ana: Ese compendio de excentricidades tiene muchos detractores, como puedes ver en la siguiente entrada. A mí me encanta.

Ema: También a mí me conmueve saber que estas fotos te provocan esos sentimientos. Porto también aparecerá pronto por aquí. Un abrazo.

Peggy dijo...

precioso no cononozco ese lugar ....