lunes, 25 de febrero de 2008

CASTELO DOS MOUROS


"Los peñascos espantosos coronados por un convento de techumbre inclinada; los antiguos alcornoques que proyectan las sombras de sus ramajes sobre un precipicio rodeado de matorrales; la turba de los montes ennegrecida por un cielo tórrido; el profundo valle cuyos arbolillos lloran la ausencia del sol; el azul pulido del apacible Océano; los pomos dorados que penden del verde follaje de los naranjos; los torrentes que brincan cayendo desde lo alto de los peñascales; los viñedos cuyos pámpanos trepan sobre las colinas; el sauce que balancea sus ramas al borde de las fuentes, todo contribuye a embellecer y variar este paisaje encantador."

LORD BYRON: "Las peregrinaciones de Childe Harold"


3 comentarios:

conde-duque dijo...

Qué relax, dejarse llevar por Schubert entre los peñascos...

Anónimo dijo...

Espectacular el rincón. Sin duda, cualquier prerrafaelita lo hubiera elegido como tema para una composición. En medio de esa tranquilidad (al menos aparente) en la que reposa la torre protegida es verdad, por esos peñascos espantosos, como deformes. Tan inquietantes que parecen querer que el visitante huya y no se acerque más.
No sé la razón, pero inquietan y son el contrapunto a la simétrica estructura de cada piedra del edificio.
un saludo
Vailima

ANA dijo...

"Todo contribuye a embellecer y variar este paisaje encantador."
Cada uno de las entradas que publicas contribuye a eso, a embellecer y variar , cada día un paisaje encantador, y diferente.
Y una música fondo de paisaje cambiante.
Un abrazo,
ana.