lunes, 11 de febrero de 2008

IBIZA



ANTONIO COLINAS
El muro blanco.

Estoy sentado frente a un muro blanco:
áspero muro, seco como grito
de cristal, o quizá como nieve
de infancia en el silencio de los páramos.
Un muro blanco, blanco como hueso
calcinado, o quizá como cal viva
que en las tumbas abraza carne blanca.
Y, mirándolo, yo también soy blanco,
pues blanco es el fuego o es la luz
que va y viene en las venas venturosas.
Mientras dure mi luz todo lo blanco
del mundo envolverá la sala, el aire,
las horas de esta casa que es hoguera.
Estoy sentado frente al muro blanco
esperándolo todo y obteniendo
todo de cuanto es nada en su blancura.
El muro que es desierto de mi alma.
El muro que es desierto de la luz.



VICENT FERRER GUASCH

17 comentarios:

ema dijo...

El cuadro de Vicent Ferrer me parece maravilloso porque abstractiza el espacio. Y Anouar Brahem acompaña/va como escandiendo el color de esas ventanas (recuerdo que el único CD que tengo del ABtrío lo compré en Lisboa y es también maravilloso). Y tus fotos incrustan esas sinuosidades en un tiempo casi sin tiempo; un tiempo de cal o "hueso calcinado". abrazos, Rubén.
e.

Cristian dijo...

Hola Rubén,

Buen juego de simetrías en la segunda foto.

Abrazo

Claude Lacombe. dijo...

¡Qué esquinas blancas más maravillosas!... se parecen a esa foto famosa de Masats de la señora mayor en Tomelloso, que perfila con pintura negra la unión del suelo y una fachada encalada blanquísima... Rubén... ¡qué envidiable colección de diarios de viajes has de tener!

leo dijo...

Me gusta cómo se complementan las fotos y el cuadro. Son fantásticos los tres, cada uno en su especie.
Un beso.

ANA dijo...

El guash de Vicente Ferrer, es menos dulce que tus fotos. Sus esquinas picudas y lineas rectas no recuerdan tanto al mediterráneo como tus ondulantes calles, y águlos.
Esas calles empedradas y las redondeces, me traen a la memoria a Gaudí, de pronto.
El siempre se inspiró en la naturaleza que le rodeaba para dar vida a sus creaciones. por eso tienen tanto de parecido con estos paisajes mediterráneos que le rodeaban... Creo.

Como siempre excelente cadena de arte, tus fotos siempre el mejor eslabón, y
no es pelota, que quede claro.

Por cierto, tienes razón, cada vez que miro La Notre Dame de Le Corbusier, más me acuerdo de las casas de la Alpujarra.Jajajaja
todavía me haces reir desde anoche que lo leí.
Un abrazo blanco y encalado,
algún día encontaré Cadaqués por aquí,
ana.

npsbl dijo...

Me parece muy hermosa la primera foto, la puerta seca ahí al fondo y la nieve de la pared hacia el suelo.
No pude oír la música. Parte de mi electricidad interfiere con la red.

Saludos

samsa777 dijo...

Qué luz más hermosa. Da una sensación de paz casi mágica.

maría nefeli dijo...

Es extraño ver y sentir cómo un muro es metáfora de nosotros mismos...
un abrazo

maría nefeli dijo...

Por cierto, no conocía esta música y es hermosísima. Gracias, también, por el blog, no lo conocía y es un gran hallazgo con el que deleitarse...
un abrazo

OLISSIPO dijo...

Me gusta pasear por tu blog, Rubén.
No conocía a Vicent Ferrer. Qué luz tiene esa pintura!
Un abrazo

ema dijo...

tiene luz caliza, calina, alba, ósea, lechosa, nívea...

txe dijo...

bonitas fotos y bonito poema, muy zen

conde-duque dijo...

Rubén, si no lo conoces te recomiendo el libro de Vicente Valero "Viajeros contemporáneos. Ibiza, siglo XX", editado por Pre-Textos. Buenísimo.

rubén dijo...

Gracias por los comentarios. Un par de cosas: conocí a Vicent Ferrer Guasch gracias a que Antonio Colinas lo cita en "Los días en la isla", su libro de prosa sobre Ibiza. La pieza de Anouar Brahem pertenece a su disco Khomsa. Tenía pensado poner algo suyo con una foto de Túnez pero este tema me pareció apropiado para la arquitectura ibicenca. El sello ECM tiene estos tesoros.

http://www.ecmrecords.com/Startseite/startseite.php

Un abrazo. Txe, bienvenido.

rubén dijo...

Tomo nota del libro. No lo conocía pero tiene muy buena pinta. Gracias. Buscando referencias en Google he llegado a tu entrada sobre Walter Benjamin.

El canibalibro dijo...

Gran poema de Antonio Colinas... Da gusto pasarse por aquí para viajar sin moverse de casa...

Un saludo del Canibalibro.

lágrimas de mar dijo...

tienes unas fotos realmente preciosas, un blog muy bueno

besos

lágrimas de mar