lunes, 8 de octubre de 2012

ERMITA DE SAN MIGUEL DE GORMAZ


"Mientras el párroco va a recoger las llaves para cerrar la ermita, me quedo solo por unos instantes, suficientes para darme cuenta, como Lamartine, de que nunca encontré un lugar o un espacio como este cuya primera visión no fuese para mí un recuerdo. ¿Un recuerdo de aquí o de allá? ¡Que san Miguel nos pese bien el alma!

En las afueras, el Duero, el castillo, la propia ermita, el frío del mediodía ya vencido y, de nuevo, a caminar, "para venir a lo que no sabes / has de ir por donde no sabes". Ya llevo compañía."

CÉSAR ANTONIO MOLINA: Lo que pesa el alma






“El primer contacto con la Ermita de San Miguel se había producido varios años antes, a principio del mes de febrero de 1990, durante un viaje realizado al castillo de Gormaz junto al arqueólogo José Javier Fernández Moreno, con el que compartía entonces el trabajo en la Unidad Técnica del Servicio Territorial de Cultura de Soria, al encontrar abierta la puerta del templo situado en la ladera sur del castillo, junto al camino de acceso desde el pueblo, y entrar en él.”

JOSÉ FRANCISCO YUSTA BONILLA. Arquitecto. Director de los trabajos de restauración. (Revista AREVACON nº 29)



3 comentarios:

Angelus dijo...

Muy buena la última foto. Saludos.

Anónimo dijo...


Que bonito el blanco y negro.

rubén dijo...

Así son las que hice hace 20 años. Que no es nada, como dice el tango. Ya volveré a poner a funcionar el escaner.