viernes, 13 de mayo de 2011

PEDRAZA I


“Sobre ello, hace unos días almorzando en Pedraza, pueblo de la provincia de Segovia, hablaba con Andrés Trapiello, al amparo de un figón castellano. Transcurría azorinianamente lento el tiempo y, desde la ventana, una luz cenicienta penetraba dentro de las cosas. Al exterior, las calles y las casas semejaban un relato de las «Novelas ejemplares». Un poco más allá, se extendía la gran plaza del pueblo, sin nadie, sin un paseante, sin un niño jugando a la pelota. Pensamos los dos en una frase de Cervantes puesta al final del emocionante y conocido prólogo del Persiles: «A Dios gracias; a Dios donayres; a Dios, regocijados amigos, que yo me voy muriendo, y deseando veros presto contentos en la otra vida».

Ya en el campo, la tarde caía lentamente sobre los cerros pardos y ondulantes. Dejábamos atrás la vetustez de los muros de Pedraza, como uno de los pueblos olvidados del progreso material, unos de los innumerables que conservando su belleza salen tristemente desde las páginas de Cervantes.”

JOAN PERUCHO: La puerta cerrada.


© José María Alguersuari (UPIFC)
Joan Perucho. Barcelona, 2003


Entrada publicada el 16 de Abril del 2009

4 comentarios:

Abril dijo...

Dicen que cuando Sofía Loren la conoció, se enamoró de ella.

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Luis Cernuda dejó páginas memorables sober Pedraza tras su visita en el curso de una de las Misiones Pedagógicas. Saludos.

Angelus dijo...

Rubén, he llegado a tu blog de la mano de una amiga común palentina. Me gusta mucho esa mezcla de imagen/texto/sonido.

Saludos.

rubén dijo...

Abril: No es extraño.

Antonio: Ya están localizadas para otra ocasión. Gracias.

Angelus: Eso son amigas. Sea quien sea...