jueves, 28 de noviembre de 2013

NOIA


"Solamente dibujos. Dibujos complicados, de difícil lectura, grabados linealmente, como lo están los petroglifos de los peñascos megalíticos, como lo están los signos lapidarios de los constructores de iglesias; con, pese a la mayor complicación de los dibujos, una especie de parecido con tales signos.

Dibujos, pero ningún nombre. Indudablemente tumbas de compañeros muertos, de maestros. El nombre no cuenta, ya no cuenta. Es el signo del iniciado que muere al mundo, que pierde su nombre... Su nombre sí, pero no su cualificación, que se expresa en jeroglíficos."


LOUIS CHARPENTIER: El misterio de Compostela.






1 comentario:

Amparo Lopez dijo...

Qué atractivo misterio tienen esas inscripciones. Siempre son necesarias las señales. Me gustan todas, más la última.