lunes, 12 de abril de 2010

BARCELOS II


"El camarero se sentó y aceptó el vaso de vino.
-Le estaba hablando de la feria de Barcelos -continuó el camarero-, cuando yo era niño era magnífica, especialmente por el ganado del mercado, aquella raza de bueyes del Miño, con los cuellos larguísimos, ¿se acuerda?, bah, ahora ya no existen, y además había caballos, potrillos, acémilas, mi padre era tratante y comerciaba con los gitanos durante el verano, aquellos gitanos tenían unos caballos soberbios, y eran personas de honor, me acuerdo de la comida que ofrecían a mi padre tras concluir un negocio, preparaban una mesa enorme en la plaza de Barcelos y mi padre me llevaba con él."

ANTONO TABUCCHI: La cabeza perdida de Damasceno Monteiro.


5 comentarios:

Teresa Giménez Pous dijo...

Bonitas mujeres. Has captado sus sentimientos y personalidad. Todas son distintas y sin embargo forman un conjunto.

Odel dijo...

Preciosas fotos llenas de sentimiento aompañadas de un texto exquisito

Amparo dijo...

¡Son magníficas! Directamente escuchamos el sonido de la feria, el tintineo de las monedas y el acento de las mujeres.
Vida, vida

Saludos ya de primavera.

Amparo dijo...

Ah! y me encanta el Jipi de la guitarra.

Cristian dijo...

Se acerca el verano y se asoman las chicas... ;-))

Abrazo