domingo, 21 de marzo de 2010

TIERRA DE CAMPOS II


"El palomar rústico de Castilla, no sólo decora y amuebla el paisaje: lo calienta. Es una referencia en la inmensidad desolada del páramo. La expansión del palomar por estos pueblos data del siglo XIX, de finales de siglo. Palomares de barro, cuadrados unos, otros rectangulares; los más, redondos como diminutos cosos taurinos. En antigüedad se llevan la palma los de Wamba, del XVIII, y, los más bellos, como conjunto, los de Villavicencio de los Caballeros, diez palomares encaramados en una loma, como un bando de perdices, dominando el llano. La plasticidad del conjunto acrece cuando estos palomares, iluminados por el sol poniente -que arranca de la paja fulgores de oro viejo- se recortan sobre un nubazo negro, de verano."

MIGUEL DELIBES: Castilla habla.

4 comentarios:

Angelus dijo...

El palomar y Delibes: esencia castellana. Saludos.

Teresa Giménez Pous dijo...

Con esta fotografia y tus comentarios he revivido las emociones de un viaje que realice por estas tierras hace unos años. Gracias.

Teresa

Amparo dijo...

Delibes es de una plasticidad increíble.
Tu foto esta vez tiene movimiento. Y calor.
Estupenda la foto de Delibes y la de Unamuno, más abajo, que no vi en la visita anterior (¿ciega, despistada?)

saludos

rubén dijo...

Nada de eso, la añadí más tarde. Gracias a los tres.