jueves, 20 de noviembre de 2008

DJEMAÁ EL FNÁ (I)


"A pocos pasos de los cuenteros tenían su sitio los escribanos. Había silencio alrededor suyo, la parte más silenciosa del Xemaá El Fná. Los escribanos no ensalzaban su capacidad; estaban allí sentados tranquilamente, hombres pequeños, enjutos, su escribanía delante; y jamás daban a uno la sensación de que esperasen clientes. Cuando miraban, te observaban sin especial curiosidad y al momento desviaban de nuevo la mirada. Sus bancos estaban dispuestos a cierta distancia unos de otros, de tal modo que era imposible que se oyesen entre sí. Los más avezados o quizás también los más antiguos se acurrucaban en el suelo. Allí recapacitaban o escribían en un mundo discreto, ajeno al desenfrenado bullicio de la plaza circundante. Era como si se les consultase sobre reclamaciones secretas, y puesto que todo sucedía públicamente se habían acostumbrado todos ya a pasar desapercibidos. Incluso ellos mismos apenas estaban presentes; sólo contaba una cosa: la callada presencia del papel."

ELIAS CANETTI: Las voces de Marrakesh.

6 comentarios:

lys dijo...

Elías canetti escribe de una manera que hasta los objetos inanimados cobran vida, casi se puede escuchar el suspiro silencioso de los bancos.


Lindo. Saludos

Liberto Brau dijo...

Gracias, Ruben, por estas palabras de Canetti que nos regalas y desempolvas de mi biblioteca... El gran Canetti, releeré esta tarde "La conciencia de las palabras", uno de mis preferidos... Y también el comentario que Susan sontang hizo de él en uno de mis libros preferidos, "bajo el signo de Saturno"... Gracias nuevamente...

Pasaba también por tu casa para decirte que hace un par de días que recién edité la segunda parte del segundo capítulo de "Amanece púrpura"... ya van tres entregas de esta novela; sigue adelante con el "impuesto revolucionario" de vuestras lecturas y palabras en el buzón de comentarios, como planteé en desde el principio... Te confieso que la cantidad de lecturas y comentarios que he recibido estas semanas últimas me halaga, además de abrumarme por la responsabilidad de mantener vuestra atención semana tras semana... Quiero agradecer nuevamente tu comentario e invitarte que sigas leyendo "Amanece púrpura" una vez más, ojalá siempre hasta su punto final... Ah, y que pagues tu "deuda", eso sí, voluntariamente... jajaja... Saludos... Liberto

leo dijo...

Paso a dejarte un saludín.

rubén dijo...

Se agradece el saludín. Lo mismo para Lys y Liberto.

veridiana dijo...

Gracias Liberto Brau, por recordarme a mi escritora preferida,Susan Sontang.
También muy acertado tu blog y muy hermoso Rubén.

amparo dijo...

Pues yo he estado sin ordenador unos días y al volver a escribir con la mano derecha me he quedado extrañada. Como si fuera otra.
Un símbolo sobre un símbolo.
Muy bonito Cantti, claro.

Saludos