viernes, 26 de diciembre de 2008

VOLUBILIS


"¿Qué significaba aquel momento precioso, casi colectivo, de vida sin duración, detenida? Álvaro había creído sentir la inmensidad –la propia inmensidad de su ser de tierra– al recorrer un mediodía ardiente las ruinas romanas de Volubilis, saliendo de Meknés. Entre las columnas aisladas sintió un profundo vértigo de infinitud, y aquella embriaguez, aquel báquico sentirse parte de la materia, del aliento telúrico, tanta tensión de gloria honda, que apenas pudo decirlo a sus amigos de retorno a la carretera asfixiadora.”

LUIS ANTONIO DE VILLENA: Fuera del mundo.

sábado, 20 de diciembre de 2008

TÁNGER


“Ciudad cautivadora que te apresa, que te amarra con cuerdas al tronco de un eucalipto, con cuerdas gastadas, olvidadas en el muelle del puerto por algún marinero distraído, te acosa y persigue, te obsesiona como una pasión que nunca acaba, y, entonces, hablas de ella, y crees que sin ella la vida será amarga, necesitas saber qué pasa en ella convencido de que no ocurre nada especial. Tánger es como un encuentro ambiguo, inquieto, clandestino, una historia que esconde otras historias, una confesión que oculta la verdad, un aire de familia que te envenena la existencia en cuanto te alejas y sientes que la necesitas sin saber por qué.”

TAHAR BEN JELLOUN: El último amigo



“¡El extraño aire cálido de Tánger con sus bolsas de frescura aun bajo el ardiente sol! Un día, el aire es cristalino, de modo que los montes de España resaltan como si estuvieran del otro lado de la calle; al día siguiente, parece un gas luminoso, y ni siquiera los barcos de carga que están en el puerto pueden distinguirse claramente a causa de la luz blanca y deslumbrante. Y el viento está presente –ech cherqi-, el imposible levante que sopla del Mediterráneo y pasa entre las Columnas de Hércules con la fuerza de un vendaval, y que puede seguir soplando día tras día sin descanso. Estas cosas aún están aquí. Prácticamente todo lo demás ha desaparecido con el boom, ese período de frenética actividad que comenzó poco antes de la guerra de 1939 y continuó hasta las revueltas de 1952.”

PAUL BOWLES: Días y viajes.

domingo, 14 de diciembre de 2008

LARACHE


“En Larache el pasado está prendido, suspendido en el aire. Quizá cualquier otra ciudad de la costa posea más testimonios en que sustentarlo y, sin embargo, aquí se siente con aguda intensidad. Basta pasar por la Puerta del Mercado, cruzar el bullicioso zoco repleto de tiendas con la más variada mercancía y, entrando por la Puerta de la Kasba, pasear por las cercanías de la mezquita hasta los antiguos muros, hasta la plaza del pequeño museo arqueológico, donde un restaurado bastión señala una vez más otros siglos con presencia española. Incluso en las calles más modernas, entre la plaza mayor y el mercado, paredes blancas, puertas y ventanas siempre azules, el pasado llega con cada bocanada de brisa atlántica.”

RAFAEL GUILLÉN: El país de los sentidos.

lunes, 8 de diciembre de 2008

TAROUDANT


"Entramos a Taroudant a las siete. El calor reververa todavía por todas partes en los muros. Mientras deshago las maletas, pasa por la calle arrastrando los pies una procesión de guennaoua. Trato de salir por una puerta que da al patio, pero está cerrada con llave. Me asomo por una grieta y los veo pasar lentamente llevando faroles con velas. El golpeteo de los tambores hace vibrar el aire."

PAUL BOWLES: La ruta de Tassemsit
(Cabezas verdes, manos azules)

miércoles, 3 de diciembre de 2008

DJEMAÁ EL FNÁ (IV)


"La plaza de Djemáa-el-Fna es el mayor teatro del mundo, la última reliquia de aquella Edad Media que tenía el alma ingenua, la alegría fácil, los gustos groseros y violentos. Al declinar el sol comienza la fiesta: saltan los acróbatas, danzan los gnaua haciendo sonar sus castañuelas de cobre, cantan las campesinas sus fábulas de la montaña, suena la flauta del encantador de serpientes, el brujo desdentado elabora filtros de amor -el papel escrito, la pasta lunar, el alquitrán, el coriandro quemado, las aguas de los siete pozos cubiertos, el lodo de las siete fuentes, las hierbas meadas por una leona blanca- y los timadores sacan de sus arcas cientos de juegos trucados..."

MAURICIO WIESENTHAL: El esnobismo de las golondrinas